Trascender través de la práctica

“El hombre superior se anticipa a las tareas difíciles ejecutándolas mientras son aún fáciles y hace cosas que se convertirán en grande, mientras aún son pequeñas. Por consiguiente, el hombre superior, aun cuando hace lo que es pequeño está capacitado, a ese respecto, para llevar a cabo la más grande de las cosas.”

Lao Tsé

TIGRE AGUA CIRCULO ZEN VACIO .SUMI.E PATRICIA INES

Antes practicaba y entrenaba por que mi corazón estaba puesto en superar a los demás.
 
Un día entendí que no podía ser el mejor de todos porque el universo es infinito,
pero si podía ser mejor yo mismo, entonces puse mi corazón en
superarme continuamente. 
 
Otro día entendí que yo era yo mismo para superarme, y deje la luchar contra mí.
Seguí entrenando pero ya no por ambición de ser mejor que yo. Sino por la ola de disfrute que ello acarrea.
 
Ahora solo, mi corazón entiende que esos demás son una razón no para luchar contra ellos sino,
trabajar por ellos y beneficiarlos.
 
No ignoro que la vida es un movimiento continuo, de superación, de lucha y de supervivencia. El mundo es también peligroso fuera de nuestra esfera de comodidad. 
 
 
Pero tampoco puedo ignorar que nuestra mirada, un dia cualquiera, se despierta. 
Entonces comprendemos la unidad. La batalla es también mental, y es nuestra practica silenciosa la que nos encamina hacia la paz interior.
 
 
Puño&Palma 
Hasta la próxima
Jeremias Zaghis
Anuncios

El espíritu de las Formas

Formas llenas de Vacío, Vacío lleno de Formas.

20170916_190504
Se le llama Formas a ese conjunto de movimientos entretejidos de una manera arbitrariamente coherente y que crean la esencia de un estilo. Constituyendo el núcleo principal del formato del método de wing tchun, las formas concentran en sí el grupo de conceptos o principios a ser estudiado. Corresponden a la memoria del sistema, lo que genera un piso o un eje cuyo aprendizaje, memorización y luego mediante la repetición logra el practicante desdoblar las ideas codificadas que son transmitidas en la enseñanza de tal esquema. Como semillas que se esparcen, crecen en ese espacio vacío de conocimiento, para afianzarse, y que al ser cultivadas, regadas y atendidas crecen y se afianzan dentro de capital de patrones de movimientos del individuo como resultado inexorable. Como herramienta metódica, ayudan a establecerse como un eje temático -con miras a que cada punto de detalle estructural sea estudiado desde la introspección y que al ser practicado con una visión y una atención correcta se va arraigando naturalmente en el universo de movimientos del practicante.
Una vez comprendida esta idea de su uso, se habrá de buscar los puntos fundamentales que componen la correcta acción y comprensión de las mismas.

En el fluir del universo, no existen dos movimientos iguales como “no nos podemos bañar dos veces en el mismo río”, aunque sí existen en nuestra mente -dada la capacidad de la memoria de retener y proyectar su reproducción. es como podemos interpretar, grabar y disponer de dicha Forma y que es el modelo que nos provee el arte para trabajar sobre nuestra propia base, que no es más que nuestros posicionamientos y su correspondiente contemplación. Si se analiza cuidadosamente, puede surgir en la mente la pregunta del por qué el aprendizaje de las formas, cuando para combatir, no es necesario en sí reproducir una determinada forma, con solo corresponder espontáneamente a la agresión jugando un rol activo o participativo, o tal vez un rol pasivo o evasivo según el caso. Pues bien, en respuesta a esto, es que el combate o la agresión es una instancia caótica, desordenada en nuestra racionalidad, donde en el mayor de los casos la respuesta tiende a ser de características irracional o emocional, dejando de lado toda capacidad de análisis, pues nos vemos “arrojados” o empujados a responder instantáneamente sin una doble mirada o un segundo análisis, con el riesgo a ser golpeados y abatidos sino nos ponemos a la altura de dicha circunstancia. Para qué aprendemos entonces un arte marcial? Para qué entonces el entrenamiento de tanto ritual? El ritual del entrenamiento permite disciplinarnos en la repetición consciente de los movimientos que luego han de volverse una segunda naturaleza (o pretenden al menos) Una conducta o una respuesta que permita ganar tiempo en la capacidad de activación muscular, o en la reacción y capacidad de un despliegue táctico (entendiendo por ello una acción organizada que contempla la posibilidad de un segundo o tercer movimiento. de contra reacción). Pues bien, las formas juegan un papel importante de que al enseñar correctamente el movimiento su ejecución tenga más probabilidad de ser acometida de la manera correcta. A su vez, en su totalidad, la forma que implica ese fondo de movimientos conlleva un ritmo, un timing, una postura correcta, una respiración correcta, un enfoque correcto, que en sí puede decirse que son sub-ejercicios en sí mismos de la totalidad del estado mental correcto. La práctica de la Forma se torna más profunda a medida que más experiencias añadimos, más interfaces somos capaces de esbozar, más micro actividades sumamos pero con la capacidad de conglomerarlos armónicamente en un mismo patron de movimientos y a la vez representando la “solemnidad” (es decir la actitud correcta) de lo que la misma Forma requiere.
Para que la practica de la forma sea correcta es necesario prestar atención a algunos puntos tales como:

  • Postura general del cuerpo.
  • Alineación de cada segmento con respecto a sus segmentos contiguos.
  • Puntos de detalles de cada técnica.
  • Cadencia de movimientos y pausas.
  • Encadenamiento correcto entre técnica y técnica.
  • Respiración.
  • Actitud.
  • Concentración.
  • Estado mental.                                                                                                                               El espíritu de las formas corresponde a mi entender a la intención del diseño correcto, de la ejecución correcta, donde mientras más profunda la practica, el ejecutor debe ir disolviéndose para unificar la dualidad (que existe en nuestro propio proceso cognitivo), entre ejecutor y lo ejecutado y que sólo exista la unidad perfecta sin interferencia del artista y su juicio, para que solo quede la acción desnuda y simple. Tarea que conlleva la disciplina impecable.

Hasta la próxima.

Puño&Palma

Sifu Jeremias Zaghis

 

 

Madurar con el Arte

Ya no hay secretos.

Sólo el tiempo que toma en recorrer su camino, 

encontrar su cauce y el instante que torna

la chispa en transformarse en fuego”

小念頭 Siu Nim Tao (Pequeña Idea)

Mi poder es mi vacuidad, Mi copa está vacía aún. Mi maestro es mi aguja, yo el hilo que dibuja siluetas en el aire. Mientras me paro, me siento. Y es así como mis raíces crecen; sólo en los espacios vacíos y aun oscuros. Comprendo que allí donde mi corazón apunta, mi energía impacta. Todo comienza desde un pequeño centro. Despuntan los primeros haces del día en el horizonte, allí donde me dirijo por el camino recto.

尋橋 Chum Kiu (Formando Puentes)

Segundo Acto. Mis puentes se extienden. Salgo al encuentro del mundo con mis principios. Muevo mi centro como el eje de una rueda. Mis brazos son los rayos. Mis piernas apenas se alejan y con esfuerzo y dedicación el carruaje avanza sólido y estable. Encuentro una sintonía. Empiezo a ser uno con mi centro, y con libertad para moverme. Mientras tanto, el maestro prepara el concentradamente en su cocina y en sus pensamientos recorre la suavidad. Yo me encargo de alinear las tazas vacías sobre la mesa, con mi centro y mi propósito.

鏢指 Biu Jee (Dedos que percuten)

El Camino va tomando su forma. Mientras el río fluye torrencial y el agua golpea y moldea todo a su paso, según su curso y su natural fuerza. Como las enseñanzas, como el aprendizaje. El ahora se hace presente e inmediato en mi visión. Mis raíces ya mas profundas dejan que esa visión se expanda. El Maestro afuera atiende sus asuntos del mundo. Afila aun sus herramientas para cortar la madera, preparar el fuego y sembrar la tierra. Su propia labor. En mí, el adentro y el afuera confluyen. El aire sale de mis entrañas acompañando sincronizadamente a mi accionar, nutriéndose y expandiéndose. Para ser llenado algo tiene que estar vacío primero. Me aplico disciplinadamente a la practica desde la mañana a la noche. Los días son largos pero el retorno a mi centro ayuda a no extenuar mis recursos, y así salir nuevamente. Afino mis cuerdas, las hago vibrar y siento mi presencia. El atardecer me encuentra preparando, con una sonrisa plácida, el té para los viejos amigos o los nuevos invitados. La noche, finalmente, me brinda el regalo de la profundidad y una anhelada certeza. Contemplo así una gran inmensidad.

El Camino parece ser uno y uno parece ser el camino.

Jeremias Zaghis

Sobre la línea central

 

Trabajando sobre nuestro eje. Ese es el objetivo.

Es una tarea constante e infinita la de alinear y estabilizar  lo que nos importa o lo que nos ha de importar que es ese centro desde donde todo puede elaborarse sin lateralizarse que es perder, por ende, el delicado equilibrio de la vida. Tal equilibrio se gana en cada piso, en cada superficie y para ello estar atentos a los cambios es de sumo valor. Adaptarnos permanentemente porque la vida es eso: adaptarse a lo que está al frente nuestro sin aferrarnos para mantener el paso. Con confianza, para no crear desbalances inútiles. Y si necesitamos hacer un paso atrás o un paso al costado, siempre estamos y estaremos en nuestro centro. Lo importante es lo de adentro que se manifiesta hacia afuera. Crear esa espiral es una labor que requiere dedicación y constancia para que no se corte, y para que genere ese vórtice rítmico, que sigue el paradigmático ritmo vital de lo natural.

Wing Tchun es un arte de combate a través del cual se emprende en buscar un orden sobre lo caótico de un conflicto físico o también mental, o por qué no la trama de una crisis o de luchar por  mantener un valor para preservar la vida, y conservar aquello que termina siendo esencial para aprender a con-vivir en armonía con nuestros congéneres y con nuestro medio. La filosofía de este arte del combate es aprender a buscar nuestra estructura móvil  pero sinérgica  y nuestra calma dentro de una inter relación de partes que chocan en intereses( atacar/forzar/sumir/defender/neutralizar/apoderarse etc.), o donde se busca abusar de un poder ya sea físico ya sea psicológico. Entonces ello implica aprender a defender con serena entereza pero con firmeza nuestra integridad, física, mental y moral. Siempre y cuando estemos parados sobre nuestra real cordura, y no solo en nuestra neurosis egoísta.  Por lo tanto aprender a conocerse, a investigarse a sí mismo es parte de la tarea fundamental y del proceso esencial de trabajar sobre ese eje. El ejercicio físico y mental es entonces ese medio, esa herramienta y de allí la importancia de un buen instructor forjado a través  la disciplina, el tiempo, y la reflexión que permita hacer uso consciente de esa capacidad inherente de nuestro ser.

Y para ello estamos acá, en este camino. En este espacio-tiempo, que es este campo de la cotidianeidad. Para aprender a estar donde uno está, a donde uno se mueve, y reencontrar permanentemente el equilibrio en cada presente, viviendo cada vez más desde nuestro centro genuino y tal vez menos de aquello que sea tan sólo periférico.

A ver hasta dónde nos lleva.-

Hasta la próxima.

Puño&Palma

Sifu Jeremias Zaghis